Descripción de Francisco Narváez

Francisco Narváez | Isla Margarita Tuya

Francisco Narváez, es un artista plástico destacado en la historia del arte contemporáneo de Venezuela, nació en Porlamar el 4 de octubre de 1905, Isla de Margarita, es el escultor venezolano que encarnó la modernidad nacional.

Narváez mostró habilidades para la escultura a muy temprana edad. Fue el quinto hermano de once hijos.

Padres de Francisco Narváez

Fueron sus padres Lorenzo Narváez y Vicente Emilia Rivera, ambos de Porlamar y La Asunción. Su padre era ebanista, maestro restaurador de imágenes religiosas y maestro de obras.

Con la caída de Castro, hacia 1908, la familia fijó residencia en Carúpano, estado Sucre, donde permaneció por diez años antes de volver a Porlamar (1918).

Durante ese tiempo, Francisco aplicó los principios técnicos aprendidos en el taller paterno y realizó todo tipo de figurillas talladas con navaja en pequeños restos de tiza y madera, cosa que despertó su vocación de artista.

Estudios de Francisco Narváez

Francisco Narváez Escultura | Isla Margarita Tuya

Sus primeros estudios formales de pintura los realizó durante los años de 1920. En la Academia de Bellas Artes de Caracas.

En 1928 se marchó a París para estudiar en la Academia de Julian de París, con los profesores Landosky y Bernard entre 1927 y 1931, lugar en el que entró en contacto con el movimiento artístico de Montparnasse.

Entre los pintores de la llamada «Escuela de París» que influyeron en Narváez durante este tiempo figuran: Raoul Dufy; Chaime Soutine y su violencia en las formas y en la manera de presentar el mensaje plástico; Amadeo Modigliani, en la pureza lineal de sus grandes planos; Moisés Kisling, en la sensualidad de las curvas y de la materia y en la forma de trabajar el objeto para hacerlo atractivo, cálido y humano.

Ambos períodos académicos se concretaron con becas procuradas gracias al apoyo de Monseñor Sixto Sosa, obispo de Guayana, quien maravillado con las habilidades de Francisco le aconsejó realizar estudios más formales.

Desde entonces, se interesó por la figura humana, tema fundamental de una buena parte de la obra que desarrolló hasta los años 70, cuando se abrió a nuevas experiencias más lejos de la estética de figuración “nacionalista” que tanto lo cautivó y que dio origen a los importantes monumentos de carácter público legados por el artista.

Regresa a Venezuela Francisco Narváez

El regreso a Venezuela de Narváez ocurrió en 1931. Narváez se encontró con el hecho que su propuesta artística rompía con los esquemas estéticos vigentes hasta ese momento.

No obstante, Narváez no hizo concesiones de ningún orden, creando por primera vez en el país un lenguaje escultórico propio, asociado a las raíces nacionales, exaltando y valorando además la belleza de sus elementos étnicos.

En 1934, se le encargó la realización de la fuente de Parque Carabobo en Caracas

pocos años después comenzaría a trabajar junto al arquitecto Carlos Raúl Villanueva, quien solía solicitar al escultor neoespartano piezas para las obras arquitectónicas que emprendía.

entre 1937 y 1939, por recomendación del arquitecto Carlos Raúl Villanueva, realizó varias obras de relieve para las fachadas de los museos de Bellas Artes y de Ciencias Naturales de Caracas.

Representa a Venezuela en Nueva York

Viajó a la ciudad de Nueva York con el fin de decorar el pabellón de Venezuela en la Feria Mundial que se realizaba aquel año en la metrópoli estadounidense y expuso las obras Café y Frutas (actualmente en el Liceo Andrés Bello de Caracas) y Perlas y Cacao (en el Liceo Fermín Toro de Caracas) en 1939, .

En 1943, realizó una de sus obras más emblemáticas: Las Toninas; fuente ubicada en la plaza O’Leary de El Silencio.

Obtuvo el Premio Nacional de Pintura en el Salón IX Oficial de Arte Venezolano en 1948. Entre los años 1949 y 1952, ejecutó varias obras para la Ciudad Universitaria de Caracas, incluyendo los frescos para la capilla de la Universidad.

En 1949 se casa con Lobelia Benítez Lugo y en diciembre de ese año nace su primera hija, Carolina. Además realiza una estatua de «Fermín Toro»; escultura en piedra de Cumarebo talla a punto, ubicada en los patios internos del Liceo Fermín Toro, en Caracas.

En 1952 llevó a cabo la estatua ecuestre del General Rafael Urdaneta, presidente venezolano, ubicada en Caracas en la céntrica Plaza La Candelaria. Luego colaboraría con Villanueva ejecutando varias piezas para la Ciudad Universitaria de Caracas, que el afamado arquitecto concibió como una «síntesis de las Artes».

La Educación, La Ciencia, El Atleta, el fresco de la Capilla Universitaria, el busto de José María Vargas y la Cultura estas dos últimas en la plaza del rectorado son algunas de sus obras ubicadas en el campus de la Universidad Central de Venezuela.

Director de la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas de Caracas

Foto de Francisco Narváez | Isla Margarita Tuya

Fue director de la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas de Caracas entre 1953 y 1956.

Su obra escultórica deja claramente en evidencia, por un lado la integración del arte de desarrollo monumental, para la arquitectura y el paisaje, tendencia en la cual fue un máximo exponente y por otro lado, el destacado trabajo individualizado que representan hoy día sus esculturas que por algunos son denominadas autónomas, libradas a su propia presencia.

En 1954, representó a Venezuela en la Bienal de Venecia, Italia. Con Narváez se inició una manera totalmente diferente de ver la escultura en Venezuela.

En tal sentido, es el primer escultor venezolano en romper todas las reglas académicas existentes. Además fue el pionero en la utilización de la rica variedad de maderas del país y el primero también en hacerlo en gran escala, con las piedras nativas: sobretodo con las de Cumarebo y Araya.

En 1979 participó junto a Héctor Poleo a Venezuela, en los segundos encuentros internacionales de Arte Contemporáneo, celebrados en el Grand Palais de París. Ese mismo año, se inauguró en Porlamar el Museo de Arte Contemporáneo Francisco Narváez, para el cual el artista donó una serie de obras (35 esculturas, 11 pinturas y varias serigrafías).

En 1981 y 1982, realizaría piezas escultóricas de dimensiones monumentales; una de ellas, Gran Volumen, se realizó para el Complejo Refinador de Amuay, y la segunda, una de las últimas piezas que llegaría a realizar, la Armonía de Volúmenes y Espacio, para el Metro de Caracas, ubicada en la Plaza Francisco Narváez a la salida de la Estación del Metro de La Hoyada.

Características de las Obras de Francisco Narváez

La obra de Narváez se caracteriza por un fuerte componente étnico, expresado en un lenguaje propio con reminiscencias negroides e indígenas, en el que los volúmenes tienen la voluptuosidad y la cadencia del trópico.

A pesar de su formación artística academicista y de su contacto con el arte europeo, Narváez jamás imitó modelos extranjeros, sino que hizo énfasis en el empleo de materiales propios del país, como las piedras de Cumarebo y Araya y las maderas autóctonas; esto hace de su escultura un hecho artístico profundamente venezolanista, integrador de las culturas que se entremezclan en el país, y con un gran sentido de arraigo

Narváez es un artista respetuoso del material que utilizaba para la creación de sus obras. Se considera el escultor que mejor supo aprovechar las grandes posibilidades plásticas que estos ofrecen, como por ejemplo la madera, con la que logra una expresión realmente infinita, y las piedras de Araya y de Cumarebo en las que deja su más denso pensamiento escultórico.

Obras de Francisco Narváez

Entre sus obras más importantes se destacan:

  • El gato Nº 1
  • Fuente de las toninas de la Plaza O´Leary en Caracas
  • La ronda de Porlamar
  • El cuadro Muchachos en la Playa Nº 37
  • Los Veleros, entre otras.
  • Busto del Dr. José María Vargas en la Ciudad Universitaria de Caracas
  • Mural de Francisco Narváez en la Ciudad Universitaria de Caracas
  • Mural de Francisco Narváez ubicado en la entrada del Instituto Anatómico de la Ciudad Universitaria de Caracas
  • Escultura de Francisco Narváez llamada «La Ciencia» en el Instituto Anatómico de la Ciudad Universitaria de Caracas
  • Mural de Francisco Narváez ubicado en la entrada del Instituto de Medicina Experimental.
  • Escultura de Francisco Narváez llamada «La Educación» ubicado en el Instituto de Medicina Experimental.
  • Escultura en honor a José Gregorio Hernández ubicado en la Entrada del Instituto de Medicina Experimental
  • Mural de Francisco Narváez ubicado en el edificio del Instituto Botánico, Biblioteca.
  • Mural de Francisco Narvaéz ubicado en el Comedor Universitarinal del pasillo de la entrada principal, a la izquierda

En Venezuela existen dos museos con su nombre, en Caracas y Nueva Esparta, considerados Museo Nacional de la Escultura.

El Museo Francisco Narváez Caracas se plantea como un espacio para la confrontación donde los escultores puedan expresarse, desarrollarse y promocionarse, cuyas temáticas estarán determinadas por las diferentes tendencias desarrolladas en el discurso plástico de Francisco Narváez, y con los nuevos planteamientos que se estén abordando sobre la obra tridimensional.

Estas dos instituciones museísticas albergan muchas de las obras representativas realizadas por este destacado artista venezolano.

En el museo de Nueva Esparta dejó una selección de sus obras a la juventud estudiosa, con la intención de estimular en ellos la dedicación al trabajo, el cultivo del espíritu y el respeto y valorización del arte.

Muerte de Francisco Narváez

Falleció en Caracas el 7 de julio de 1982 a los 72 años de edad.

Luego de su muerte se crea en 1985 la Fundación Francisco Narváez, cuya sede está en el mismo sitio del último taller de la Avenida San Martín, en cual se conserva en perfecto estado y donde hoy funciona el Museo Francisco Narváez Caracas.


Fuentes

Wikipedia.org

Venezuelatuya.com