Taxonomía

Tabla de Contenido

Reino: Plantae

Subreino: Tracheobionta

División: Magnoliophyta

Clase: Magnoliopsida

Subclase: Asteridae

Orden: Lamiales

Familia: Bignoniaceae

Tribu: Tecomeae

Género: Tabebuia

Descripción

Tabebuia es un género que comprende alrededor de setenta especies de árboles nativos de la zona intertropical de América, extendidas desde México y el Caribe —donde se encuentra la mayoría de las especies— hasta el centro-norte de Argentina y Paraguay. En 1970 un nuevo género (Handroanthus) fue creado para situar muchas de las especies de Tabebuia. Es el árbol nacional del Paraguay, donde se lo denomina «tajy». La especie Handroanthus chrysanthus es el árbol nacional de Venezuela desde el 29 de mayo de 1948 y se le conoce como araguaney.

Son arbustos o árboles emergentes. Hojas palmadamente folioladas. Inflorescencia terminal, frecuentemente en el ápice de la dicotomía de una rama, generalmente paniculada, frecuentemente muy vistosa, flores blancas, amarillas, lilas, rojo purpúreas, o rojas; cáliz cupular, campanulado o tubular, truncado a bilabiado o levemente 5-lobado; corola tubular-infundibuliforme a tubular-campanulada (en Nicaragua), glabra o puberulenta por fuera; tecas rectas, divaricadas, glabras; ovario linear-oblongo; disco pulviniforme. Cápsula subterete, linear-alargada a corta y oblonga, dehiscencia más o menos perpendicular al septo, superficie lisa a irregularmente ondulado-muricada, glabra a lepidota o estrellado-pubescente; semillas delgadas y 2-aladas.

El Araguaney o Tebehuia Chrisantha fue declarado Árbol Nacional de Venezuela el 29 de mayo de 1948 por el entonces presidente Rómulo Gallegos, quien identificaba este árbol con “la primavera de oro de los araguaneyes”. Lo acompañan como símbolos Nacionales de Venezuela  el Turpial y la Orquídea.

Este Decreto fue promovido por los ministros Luis Beltrán Prieto Figueroa (de Instrucción Pública o Educación) y Ricardo Montilla (de Agricultura y Cría) por ser el Araguaney o Aravenei –como le nombraban los indios caribes– “uno de los árboles más hermosos y autóctonos de nuestros bosques” y su capacidad de crecer en todas las zonas y climas de Venezuela, resguardando así su proliferación y celebración como el Día del Árbol en los centros educativos del país, para lo cual se realizan actos culturales y campañas ecológicas cada 29 de mayo.

Esta impresionante planta de la familia de las Bignoneáceas, ha sido decretada como el árbol emblemático de Venezuela. El nombre es de origen indígena (Caribe) y describe a varias especies del Género Tabebuia, del cual chrisantha es la especie emblema.

Es un árbol de mediano tamaño, cuyo tronco puede crecer derecho o torcido, en bosques de ambientes secos, en bordes de sabanas, valles o lomas áridas, hasta alturas de 1.200 metros. Se distingue por una floración masiva, que se presenta fulgurante luego de botar sus hojas por la sequía.

Es un árbol de madera dura, compacta, de peso específico entre 1,25 y 1,50. Está entre las más duras del trópico americano, ya que si se lanza al agua un pedazo, éste se hunde como una roca. Se ha usado para postes y también como durmientes para los rieles de los ferrocarriles.

Su floración es masiva y dura varios días. Todos los individuos del área florecen sincronizadamente, unos cuatro días después de una de las escasas lluvias que nos sorprenden en medio de la sequía. La floración masiva es muy atractiva para las distintas abejas que las polinizan y para los tucusitos y otros pájaros que le roban el néctar.

El araguaney es un árbol autóctono y su altura oscila entre 6 y 12 metros, es de lento crecimiento, pero de larga duración. Su tronco es recto, cilíndrico y de unos 60 centímetros de diámetro. Es una planta fuerte y tiene el don de crecer casi en cualquier suelo, incluso en aquellos que son pobres en sustancias orgánicas.

El araguaney es verde durante casi todo el año pero por unos pocos días, el araguaney se cubre de amarillo, pasa inadvertido hasta que nacen sus flores amarillas, entre los meses de febrero y abril, cuando está totalmente desprovisto de hojas.

El araguaney florece a los pocos días después de haber llovido en medio de la temporada seca, es común observar que todos los araguaneyes de un sector florecen al mismo tiempo. Las flores de este árbol duran pocos días y resulta un atractivo para las abejas que las polinizan, y para los pájaros que buscan el néctar.

El araguaney pertenece a la especie chrisantha, una palabra compuesta de dos vocablos griegos que significan “flor de oro”, su nombre científico Tabebuia es de origen indígena. El término “araguaney” parece tener sus orígenes en la voz Caribe “aravenei” con la cual ese pueblo indígena daba nombre a este árbol.

Usos

Muchas de las especies de Tabebuia y Handroanthus se cultivan por efectos decorativos, ya que se caracterizan por florecer antes de que el follaje caduco vuelva a brotar. Son valiosos también para la carpintería, que aprecia la dureza, peso y resistencia al agua y las pestes de su madera; aunque no se adaptan a trabajos delicados por la dificultad de su trato, son óptimos para material de exteriores. Algunas especies son además sumamente resistentes al fuego.

Entre las especies de mayor valor se encuentran:

  • Handroanthus chrysanthus, conocida como araguaney, el árbol nacional de Venezuela, de flor amarilla;
  • Handroanthus chrysotrichus, conocido como ipê, originario del Brasil, de flor amarilla y excepcional en que florece dos veces al año;
  • Tabebuia donnell-smithii, llamado primavera, nativo de México, Centroamérica y Cuba, donde se lo cultiva para ornamentación por sus vistosos ramilletes de flores doradas;
  • Handroanthus impetiginosus, el lapacho rosado, nativo de Paraguay, Bolivia y el norte argentino, de flor rosada y excelente madera;
  • Handroanthus ochraceus, el árbol corteza amarilla, cortez amarillo (Costa Rica), de Centroamérica;
  • Tabebuia rosea, el apamate, palo de rosa o maquilishuat u ocobo, empleado para ornamentación urbana por tener raíces profundas y tolerar bien el esmog; de flor rosada o blanca, árbol nacional de El Salvador;
  • Handroanthus serratifolius, el lapacho amarillo, cultivado por su madera sumamente resistente;
  • Handroanthus heptaphyllus, lapacho negro.

además de esto, reciben varios nombres significativos como cañaguate, cañaguatillo, guayacán y taelo.

La corteza de muchas de estas especies, conocidas genéricamente como lapacho o tajy en Paraguay , como tajibo en Bolivia, como primavera en México y como trumpet tree en inglés, se emplea en infusión como fungicida y tratamiento renal. Las múltiples afirmaciones de que tiene efectos benéficos en el tratamiento del cáncer no han sido corroboradas científicamente.