Descripción del Venado Margariteño

El venado margariteño es el venado de cola blanca más pequeño que existe. es un cuadrúpedo herbívoro que además sirve de bioindicador de las propiedades de los ecosistemas que habita debido a las condiciones extremas en las que vive.

Según informó Bermúdez, quien añadió que de acuerdo a las investigaciones adelantadas por la Unidad General de Diversidad Biológica en la entidad insular y de los constantes monitoreos realizados en las zonas, existen indicios de aumento en la población que en un momento resultó severamente amenazada por la cacería y comercio.

Esta especie es fácil de diferenciar de las especies continentales del mismo género por presentar una distinta apariencia externa, un tamaño corporal diminuto (la altura en los hombros es de unos 60 cm), por presentar divergencias en caracteres craneanos, en proporciones dentarias y en su forma cefálica.

Los rasgos característicos son siempre constantes, tanto en los de Paraguachoa como en los de Macanao.

El venado cola blanca, ciervo cola blanca, ciervo de Virginia, venado de Virginia o venado gris (Odocoileus virginianus) es una  especie  de  mamífero  artiodáctilo de la familia de los cérvidos.​

El ciervo de cola blanca habita en diferentes zonas alrededor de todo el planeta. Muchas personas asumen que sólo se encuentran en las llanuras, ya que es el lugar principal donde se ve, sin embargo también pueden vivir en el bosque y en las montañas.

Taxonomía

Reino: Animalia

Filo: Chordata

Clase: Mammalia

Orden: Artiodactyla

Familia: Cervidae

Género: Odocoileus

Especie: Odocoileus margaritae

Aspecto del Venado Margariteño

Ambos sexos poseen el mismo pelaje todo el año, es decir, no presentan cambio estacional. El macho es el único que presenta cornamenta, la cual es ramificada, siendo renovada todos los años. La punta de la cola es blanca, lo que le sirve para batirla como señal de alarma.

Se estima que los machos pesan unos 30 kg. Su cuerpo es compacto y grácil, con cuello delgado. La cabeza es pequeña y delicada, con dientes proporcionalmente muy grandes y orejas largas. De pelaje corto, la coloración dorsal, lateral y pectoral es parda grisácea clara.

Presenta dimorfismo sexual. Los ejemplares tropicales son de menor tamaño, pesan menos y generalmente no sobrepasan los 60 kg.

Los machos presentan cornamentas ramificadas e inclinadas hacia atrás, que de adultos y según la edad alcanzan entre 8 y 64 cm desde la base y se renuevan cada año, en el invierno, después del apareamiento.

Comportamiento del Venado Margariteño

Venado Margariteño1 | Isla Margarita Tuya
Venado Margaritae

Es un animal de hábitos huidizos, terrestres y crepusculares. Recorre, solo en pareja o pequeños grupos, en búsqueda de vegetación tierna, intentando pasar desapercibido de sus predadores. Es un rumiante con una dieta herbívora y frugívora; consume brotes, hojas, frutos y semillas.

Los ciervos de cola blanca pueden encontrarse en grupos desde dos hasta quince individuos. Las unidades sociales básicas son la hembra-cría, los grupos de machos juveniles y los machos solitarios en la época reproductiva.

No son realmente territoriales en comparación con otros tipos de ciervos.

Frente a una amenaza, emprende la huida; en la carrera mantiene la cola levantada (la cual es blanca por debajo) para que el destello blanco actúe como una señal visual de peligro para otros miembros de su grupo, si bien en este taxón es más corta, y elevada expone menos blanco, comparándola con la de los venados de cola blanca norteamericanos.

Se comunica sexualmente y marca su territorio mediante la orina y con el frotado de objetos con alguna de sus varias glándulas odoríferas:

  • Preorbitales (junto a sus ojos).
  • Tarsales e interdigitales (en sus patas) y las situadas en las bases de su cornamenta.
  • La glándula metatarsal presente en los venados de cola blanca norteamericanos en este taxón posee un escaso o nulo desarrollo.

Al entrar las hembras al estro, los machos se enfrentan en combates entre sí para tener el derecho a montarlas.

El ganador podrá copular con cuantas hembras le sea posible. Luego de una gestación que dura unos 7 meses, la hembra pare una sola cría,​ la que muestra una librea compuesta por un salpicado blanco en el pelaje dorsal, el que va desapareciendo con el correr de los meses.

Las hembras están en celo durante la segunda mitad del otoño. Los machos compiten por ellas y se enfrentan en combates uno contra otro. Un macho copula con cuantas hembras le es posible. Tras siete meses de gestación nacen desde una hasta tres crías.

Alimentación del Venado Margariteño

Venado Margaritae

Se alimenta de ramas, hojas y frutas (Osgood 1910, Molinari 2007).

La dieta del venado de cola blanca se considera más variada que la de cualquier animal en su hábitat natural. Son conocidos por ser capaces de consumir más de 500 tipos diferentes de plantas, por supuesto, que esto dependerá de la región donde vivan, no todos crecen en los mismos lugares.

El venado de cola blanca es rumiante y herbívoro. Busca entre la vegetación para consumir hojas, brotes, frutos y semillas, así como setas: una razón de su capacidad de adaptación a diferentes hábitats boscosos (la diversidad de materias vegetales de las que puede alimentarse).

Además durante algunas épocas del año pueden incluir en su dieta alimentos como las bayas de árboles pequeños y arbustos, bellotas, hongos, y algunos tipos de frutas dulces que estén disponibles, pueden variar en correspondencia con la época del año, hay ciertas frutas y flores de plantas que sólo pueden consumir durante determinados períodos de tiempo.

Lo que es realmente interesante es que el venado de cola blanca no siempre se alimenta de diferentes alimentos, a menos que le resulte difícil conseguir comida suficiente.

Si el venado de cola blanca descubre que sus suministros de alimentos están escaseando, entonces empezará a consumir lo que encuentra a su paso.

El instinto de supervivencia entrará en funcionamiento y se conformará con lo que encuentre delante de ellos.

Reproducción del Venado Margariteño

Cuando llega el momento de aparearse, los machos se vuelven más agresivos y viajan grandes distancias para encontrar a las hembras.

La temporada de apareamiento se conoce como celo y se extiende desde el otoño hasta el invierno.

Los machos van a tener que luchar por su oportunidad de llegar a aparearse, siendo solo los más fuertes los que pueden lograrlo.

La hembra venado de cola blanca está lista para aparearse cuando tiene cerca de dos años de edad, mientras que los machos pueden aparearse cuando tienen aproximadamente cuatro años, a pesar de que a los 2 años ya se consideran adultos.

Lo interesante de estos ciervos es que si sus necesidades básicas de alimentación y vivienda no se cumplen, no van a participar en el proceso de apareamiento.

Esta es una forma de la naturaleza para ayudar a mantener el equilibrio de la población bajo control y asegurar que todos pueden sobrevivir sin que se vean afectados por el nacimiento de nuevas crías.

El joven cervatillo demora en nacer unos 7 meses después de que ha ocurrido la reproducción.

La mayoría de las veces una hembra pare un solo cervatillo, sin embargo se conoce sobre partos donde han nacido gemelos.

Las madres son muy hábiles y paciente con sus crías, hacen todo lo posible para protegerlos de los depredadores.

La madre y su cervatillo se alejan del resto de la manada durante dos semanas. La madre tendrá que separarse de su cervatillo para ir a comer, pero volverá para ofrecerle su leche.

Los cervatillos nacen con manchas, pero desaparecen a medida que envejecen.

Depredadores

Los depredadores a los que se enfrentan estos ciervos a menudo dependen de la zona donde viven. Estos pueden ser perros salvajes, lobos y zorros, aunque la mayoría de ellos muere a causa de los seres humanos. Esto puede ser intencionalmente, a través de la caza, o accidentalmente debido a los autos que transitan por las mismas zonas donde ellos habitan.

Hábitat del Venado Margariteño

Vive en diferentes ecosistemas de América, desde los canadienses, en la región subártica, pasando por los bosques secos de las laderas montañosas de México, las selvas húmedas tropicales de América Central  y del Sur, hasta los bosques secos ecuatoriales del norte del Perú y otras áreas boscosas sudamericanas

Odocoileus margaritae es endémico de la isla de Margarita. Habita matorrales espinosos y bosques deciduos y semideciduos entre 0 y 850 m de altitud.

Resulta difícil delimitar la ocupación actual de su distribución en la isla de Margarita debido al alto grado de intervención y a los escasos registros, que en su mayoría son de vieja data.

En apariencia, quedan algunos venados en el parque nacional Cerro El Copey (Arismendi)y en el monumento natural cerros Guayamurí y Matasiete (Arismendi – Antolín del Campo).

La población de la península de Macanao todavía podría ser viable gracias a su variabilidad genética (Gallina y López Arévalo 2008).

La superficie total de la isla es cercana a los 1000 km2, con un elevado grado de intervención y fragmentación.

La presión de cacería es alta y focalizada. Considerando el grado en que se ha intervenido la zona y los ecosistemas terrestres no aptos para la especie (e.g. bosques de manglares), en la actualidad su área potencial de distribución podría ubicarse entre 250 y 500 km2, subdivididos en dos fragmentos aislados a ambos extremos de la isla.

Reseña Histórica de la Sub-Especie

Inicialmente todos los venados de cola blanca fueron agrupados en Odocoileus virginianus, que incluía como subespecie a Odocoileus virginianus margaritae (Cabrera 1961).

En 1999 se propuso que los Odocoileus neotropicales se dividieran en varias especies, siendo Odocoileus margaritae una de las tres registradas en Venezuela (Molina, M. y Molinari 1999).

Esta conclusión fue cuestionada por investigadores (Moscarella et al. 2003) que propusieron mantener el nombre Odocoileus virginianus margaritae.

Más tarde, otra investigación concluyó que al formarse un puente terrestre entre la isla de Margarita y la península de Araya durante el último máximo glaciar, Odocoileus margaritae estuvo en contacto con Odocoileus cariacou de las tierras bajas continentales de Venezuela, pese a lo cual no hubo hibridación significativa entre ambas especies (Molinari 2007).

Es probable que durante este breve contacto Odocoileus cariacou no haya podido invadir la isla margariteña debido a la presencia de Odocoileus margaritae, que es producto de una larga evolución independiente y está bien adaptada al ambiente insular.

Puesto que Odocoileus margaritae es el único mamífero de tamaño mediano endémico de Margarita, su extinción sería una gran pérdida para la fauna de la isla.

Según registros históricos, esta especie, o una forma parecida, abundaba en la isla de Coche (cuyo nombre significa «venado» en lengua guaiquerí) hasta que se extinguió tras la llegada de los conquistadores (Osgood 1910, Jácome, J. C. 1992).

Situación del Venado Margariteño

Odocoileus margaritae cuenta con dos subpoblaciones, una en la península de Macanao y otra en el oriente de la isla de Margarita.

Entre ambas, se estima que esté presente en una extensión de hasta 655,14 km2, y que ocupe un área de hasta 259,78 km2. Sobrevive en regiones montañosas poco accesibles.

En el ámbito global, Odocoileus virginianus clasifica en la categoría Preocupación Menor (Gallina y López Arévalo 2008), pero las subespecies aquí tratadas como especies plenas no son evaluadas.

Además, existe la Ley de Protección de Fauna Silvestre, instrumento legal con el cual se protegen diversos animales.

igualmente en el Cerro Tragaplata (Antolín del Campo) y en la formación montañosa central del municipio Península de Macanao, que actualmente forma parte de la propuesta de reserva de fauna silvestre que adelanta el ente ministerial junto a diversas instituciones, organizaciones y comunidad.

Amenazas

La cacería furtiva e invasión por conucos, incluso en áreas protegidas, es la causa principal de su situación crítica.

La población de Margarita oriental está casi extinta debido a la expansión de áreas urbanas y turísticas.

La acelerada destrucción de las zonas bajas de Macanao por la extracción de arena para la construcción, se ha convertido en una amenaza importante (Rodríguez, J. P. y Rojas Suárez 2003).

En Margarita es común encontrar personas que crían venados de tierra firme.

Si estos animales escaparan o fueran liberados, podrían establecerse en hábitats donde Odocoileus margaritae ha desaparecido o se ha hecho escasa, contribuyendo con su extinción al afectarla competitivamente o al hibridizarse con ella.

Preservación del Venado Margariteño

El venado caramerudo de Margarita o venado margariteño, forma parte de la lista de especies en peligro de extinción y que en consecuencia se encuentran protegidas mediante los decretos 1.485 y 1.486, que entre otras medidas se prohíbe su cacería o aprovechamiento comercial e insta a la conservación, protección y aumento de su población.

En nuestro territorio se estableció la veda indefinida del venado de Margarita en 1996 (Venezuela 1996a).

La experiencia en otros países demuestra que los venados de cola blanca pueden multiplicarse en áreas intervenidas si se evita su cacería.

Por ello, el principal objetivo debe ser reducir la caza furtiva mediante la guardería y programas educativos.

En Margarita oriental es necesario proteger las poblaciones de los cerros El Copey, Guayamurí y Matasiete, y controlar la posesión de venados de tierra firme.

En Macanao es fundamental controlar la caza furtiva y crear una nueva área protegida que contenga hábitats montañosos.

Conviene iniciar un programa de cría en cautiverio con fines de repoblación en lugares donde la especie ha sido extirpada, entre ellos la isla de Coche. Para conservar la mayor diversidad genética posible, este programa debería contar tanto con ejemplares de Macanao como de Margarita oriental.

Sub-especies de Venado Margariteño

Han sido reconocidas treinta y ocho subespecies, entre las cuales están Odocoileus virginianus:

  • Borealis (Miller 1900) – este de Canadá y noreste de Estados Unidos.
  • Dacotensis (Goldman & Kellog 1940) – Dakota del Norte y del Sur, Nebraska, Wyoming y suroeste de Canadá.
  • Virginianus (Zimmermann, 1780) – Virginia.
  • Macrourus (Rafinesque 1817) – Kansas.
  • Mcilhennyi (Miller 1928) – isla Avery, Luisiana.
  • Taurinsulae (Goldman & Kellog 1940) – isla de Bull, Carolina del Sur.
  • Osceola (Banqs 1896) – costas de Florida.
  • Seminolus (Goldman & Kellog 1940) – interior de Florida.
  • Clavium (Barbour & G. M. Allen, 1922) – cayos de la Florida y Cuba.
  • Ochrourus (V. Bailey 1932) – Montañas Rocosas.
  • Leucurus (Douglas, 1829) – río Columbia, estados de Oregón y Washington.
  • Couesi (Coues & Yarrow 1875) – Arizona, sureste de California, Nuevo México y noroeste de México.
  • Texanus (Mearns 1898) – Texas, Oklahoma, sureste de Colorado y Nuevo México.
  • Acapulcensis (Caton 1877) – sur de México.
  • Veraecrucis (Goldman & Kellog 1940) – oriente de México.
  • Thomasi (Merriam 1898) – Oaxaca y Chiapas, México.
  • Yucatanensis (Hays 1872) – Yucatán, México.
  • Nelson (Merriam 1898) – Guatemala.
  • Truei (Merriam 1898) – Centroamérica.
  • Chiriquensis (J.A. Allen 1910) – Panamá.
  • Rothschildi (Thomas 1902) – Coiba, Panamá.
  • Curassavicus (Hummelink, 1940) – valles y llanuras del norte de Colombia, y Curazao.
  • Goudotii (Gay & Gervais 1849) – zona andina de Colombia y Venezuela.
  • Margaritae(Osgood 1910) – isla de Margarita, Venezuela.
  • Apurensis (Brokx, 1972) – llanos colombo-venezolanos y noroeste de la Amazonia.
  • Ustus (Trouessart, 1913) – zona andina de Ecuador y Perú, sur de Colombia.
  • Tropicalis (Cabrera 1918) – región del Pacífico en Colombia y Perú.
  • Peruvianus (Gray 1874) – Andes del Perú.
  • Gymnotis (Wergmann 1833) – Venezuela, Guyana y Surinam.
  • Cariacou (Boddaert 1784) – Guayana Francesa y norte de Brasil.

Mas Información de la Isla de Margarita»


Fuentes

Wikipedia.org

Wikieva.org.com